Reencuentro conmigo

Cambiemos nuestro enfoque y reencontrémonos una y otra vez con cada parte nuestro ser.

Por Sofía Avitia


Desde que despertamos hasta que llegamos a un nuevo ciclo de sueño estamos en constante comunicación y diálogo con nuestro cuerpo, pensamientos y propia esencia. Todo alimento que ingerimos involucra percepción, palabras y acciones. Somos energía, al igual que pensamientos, emociones, genética, rasgos y personalidad. Todo este conjunto de interacciones crea una estrecha relación contigo y tu cuerpo.

En esta etapa de reencontrarme y adaptar nuevos hábitos me he dado cuenta de que para que esa conducta se convierta en algo precisamente habitual, no tiene que ser una decisión, ya que el hacerlo de manera automática no requiere invertir mayor energía de la que ya por sí misma conlleva. Es por esta razón que todos los días intento crear condiciones para tener herramientas que me permitan una eficiente toma de decisiones. 

Hace tiempo leí que es determinante no privar a las personas de la posibilidad de ser ellos quienes adopten hábitos saludables sin la necesidad de forzarlos y explicaban como si en un restaurante tipo buffet se colocan primero las verduras y hasta atrás lo dulce, resulta más probable que las personas se sirvan más verdura en lugar de más cantidad de postre.  Definitivamente los alimentos son un reflejo de la relación que tienes contigo, y al tener una relación con base en normas, reglas y control, generará angustia, culpabilidad y como resultado miedo a la hora de comer. Por otra parte, si te enfocas en ser más flexible, compasiva, más amable, se verá trasladado inmediatamente en tu estado de ánimo y en cómo te expresas a la hora de elegir, preparar y degustar tus alimentos. 

Cada mañana se abre una nueva oportunidad de demostrarte en todos los aspectos de tu vida la posibilidad de adoptar nuevos caminos. No dejes que tu salud quede en manos del “debería” ,“sueño con” ,“tal vez”, “ podría”, y tampoco seamos esa clase de país que se alimenta de chatarra y se compra la idea de vivir en la distracción, manipulación y consumismo. Bien dice Wayne Dyer: “Cuando cambias la forma de ver las cosas, esas cosas cambian de forma”. Cambiemos nuestro enfoque y reencontrémonos una y otra vez con cada parte nuestro ser. 

Sofía Avitia
Médico especialista en Nutrición clínica, envejecimiento exitoso, alimentación
consciente y equilibrio bio-psico-social (y carajillo drinker)

Instagram: @creandotushabitos

More Articles for You

Una relación visual enriquecedora

La fuerza creativa de Abdul Vas…

La guerra de los dioses

Que nació por soñar con la Acrópolis de Atenas

— Featured —

The L Word: Generation Q

El ya ni tan dramón-lésbico-mágico-musical pero diez años después

A Star Is Born

Si ves esta película al revés, se trata de un rockstar adicto (Bradley Cooper) que se suicida como sacrificio para …

Muro de Berlín

Las estructuras de poder solo son una ilusión…

— Featured —

Madrid

Todo esto para decir que a Madrid sí vuelvo.

— Featured —